De cómo Cancún nació gracias a Fidel Castro

Seguro que has oído hablar de Cancún, si es que no lo has visitado ya. Es uno de los resorts más importantes del mundo. Cancún ha conseguido colarse en el léxico turístico, a la par, si no superando, a su veterano y paisano Acapulco, y por encima de Miami. Lo curioso es que hace 50 años, Cancún no existía. 

Más curioso aún, es que Cancún nació gracias a Fidel Castro, o mejor dicho, gracias a la Revolución Cubana desatada por el barbudo. Irónico que alguien que luchó a favor del socialismo, haya provocado la creación de un centro tan capitalista como Cancún. 

Cancún fue probablemente el primer desarrollo turístico del mundo construido de la nada. Fue un proyecto que nació por y para atraer visitantes. Una idea provocada por una revolución vecina, gestionada y promovida por el gobierno mexicano. 

Lo que a mediados de los años 60 no era más que un banco de arena en el Caribe, es ahora un vasto y dinámico centro de vacaciones. Cancún ha pasado de menos de 100 habitantes a más de un millón en tan sólo dos generaciones. 

Cancún isla

Cancún y Fidel Castro

Puede parecer extraño que un personaje como el fallecido dictador cubano haya encendido la mecha, pero así fue. Fidel Castro es el responsable de la explosión de Cancún. Su Revolución en Cuba frenó el turismo de la bella isla caribeña. Los estadounidenses se quedaron sin uno de sus resorts favoritos, y alguien tenía que llenar el vacío. 

El gobierno mexicano, conocedor de los muchos tesoros naturales que presume el país, se puso manos a la obra. En 1967, el Banco de México encargó a dos de sus técnicos que buscaran un lugar ideal para levantar un centro turístico y ofrecer una alternativa a La Habana.. 

Buscando y encontrando tesoros

Antonio Enriquez Savignac y Pedro Dondé Escalante pasaron meses explorando los litorales mexicanos. A principios de 1968 ya tenían una lista: Huatulco, Puerto Escondido, Ixtapa Zihuatanejo, Los Cabos, Loreto y una pequeña isla casi deshabitada en el Caribe, Kan kun.

En un principio, Huatulco parecía la opción más viable. Sin embargo, y aunque presentaba un gran reto, Cancún fue el elegido. Sus playas y la disposición de la isla, larga y estrecha, ofrecían un enorme potencial. En 1969, el Presidente Gustavo Diaz Ordaz, dio el visto bueno al proyecto. Así nació Cancún, como un Centro Integral de Desarrollo Turístico. 

A punto estuvo de zozobrar el proyecto cuando el sucesor de Díaz Ordaz en la Presidencia, Luis Echeverría Álvarez, quiso suspenderlo, pues no lo veía viable. Finalmente fue convencido y se comenzaron las obras en enero de 1970.

Construyendo un resort de la “casi” nada

A decir verdad, Cancún no empezó de la nada, pero casi. En la zona, existía una aldea de pescadores. Los mismos habitantes de la aldea, tenían un asentamiento temporal en la isla, en realidad un banco de arena de varios kilómetros de longitud y en forma de “7”. 

No tardaron en llegar las excavadoras. En realidad, primero llegaron los machetes, para limpiar un poco un espacio donde pudieran meter las excavadoras, y un lugar para que los ingenieros pudieran dormir. 

Cancún antes y después
Cancún antes y después.

La primera tarea fue construir un camino desde Puerto Morelos, la población existente más cercana, a unos 30 kilómetros. Por ese puerto llegarían muchos de los primeros materiales y maquinaria. 

Casi al mismo tiempo se comenzó la construcción de un aeródromo provisional, en lo que ahora es la Avenida Kabah. Esta pista funcionó hasta 1974, cuando se abrió el Aeropuerto Internacional, a 20 kilómetros de la ciudad. 

Diseño de Cancún

El Plan Maestro urbano de Cancún surgió del despacho de los arquitectos Agustín y Enrique Landa Verdugo. Los hermanos, junto con el también arquitecto Javier Solórzano, imaginaron lo que pronto debería convertirse en Cancún.

El Plan se concibió en dos áreas bien definidas: la Zona Hotelera y la ciudad. Para la primera, que se construiría en la isla, había antes que engrosarla y construir una carretera que la uniera a tierra firme. 

Tuvieron que traerse cientos de camiones de arena desde largas distancias para poder ensanchar la isla, a un mínimo de 300 metros, y rellenar el espacio que ocuparía el campo de golf. 

Antes de que se erigieran los primeros hoteles tenían que construirse 100 kilómetros de alcantarillado y una planta de tratamiento de aguas. El agua necesaria provendría de un pozo situado a 30 kilómetros. 

También hacía falta electricidad, por lo que se procedió a un tendido desde el pueblo de Tizimín, en el Estado de Yucatán, y a 150 km de distancia. 

La ciudad

La ventaja con la que contaban los creadores de Cancún es que tenían un lienzo limpio, y mucha experiencia. Pocas veces el hombre moderno ha tenido la oportunidad de diseñar una ciudad completamente nueva. 

Los arquitectos se decidieron en un plano de supermanzanas, zonas compuestas  a su vez de manzanas. Cada supermanzana actuaría como una mini-ciudad con todos los servicios, y las supermanzanas estarían separadas por grandes avenidas.

Más o menos ha funcionado el sistema, aunque para que fluya el tráfico actual se han tenido que hacer varias modificaciones. En cualquier caso, Cancún ciudad se construyó para los trabajadores, y la idea de las Supermanzanas se escogió para que estos no tuvieran que hacer grandes desplazamientos.

Nadie en aquellos años imaginó lo que sucedería en las próximas décadas. 

Cancún despega

Los primeros hoteles de Cancún, Bojorquez, Playa Blanca y Cancún Caribe, abrieron en 1974. Poco después se inauguró el aeropuerto, y no tardaron en llegar los turistas. Si alguna vez has estado en Cancún, ya sabrás por qué. 

En apenas unos años, Cancún se convirtió en uno de los centros turísticos más importantes del Caribe. Para 1989, más de 200 hoteles habían abierto sus puertas, tanto en la Zona Hotelera como en la ciudad. 

Cancún en 1978
El extremo sur del complejo, con el Club Mediterranée al frente.

Ese mismo año, cuando Cancún fue sede del concurso Miss Universo, fue el año del despegue meteórico. Desde entonces, Cancún es la ciudad de más rápido crecimiento en México. No parece que vaya a detenerse pronto.

En 2019 llegaron más de 6 millones de turistas a Cancún, y eso sin contar el mercado nacional. Es ya el centro turístico más importante del Caribe, que ya es mucho decir, y uno de los lugares más visitados de Latinoamérica. 

Cancún crece

Llegué a Cancún la primera vez en 1986. Ya era un resort de importancia, pero nada que ver con el Cancún actual. Por ejemplo, la zona hotelera sólo cubría una tercera parte de la isla. Ahora lo ocupa todo.

El Aeropuerto Internacional de Cancún es ya el segundo de mayor importancia en México, y no deja de añadir terminales, de las cuales ya tiene cuatro. En 2019 recibió 25 millones de pasajeros desde sus 20 destinos nacionales y 30 países. 

Por su fuera poco, este resort ha sido crucial en el nacimiento y expansión de la Riviera Maya, una franja de hermosas playas color turquesa a unas decenas de kilómetros al sur de Cancún. Puerto Morelos, con 117 habitantes cuando se construyó el camino a Cancún, es ahora un pintoresco pueblo turístico de casi 15 mil habitantes. 

La importancia de Cancún

Los extranjeros que visitan este magnífico centro turístico dejan en el Estado de Quintana Roo, que incluye Cancún y Riviera Maya,  casi un 40% de los 18 mil millones de dólares que el turismo gasta en México. 

Esos 8,000 millones de dólares, equivalen a los 6.700 millones de euros que facturó toda la hostelería española en 2018. Sólo ahí, el turismo mantiene 400,000 empleos directos. 

Hace 50 años, nadie imaginó que esa pequeña aldea de pescadores se convertiría en toda una industria. En un país tan necesitado de buenas noticias, Cancún ha sido un rotundo éxito, y tiene pinta de que lo seguirá siendo por mucho tiempo. Y todo gracias a Fidel castro.

Yo pienso volver tan pronto pueda. Uno de mis lugares favoritos en todo el mundo. 

Deja una respuesta